MyFeed Personalized Content
6 - 12 meses
Artículo
Add this post to favorites

¡Hora de dormir!

Consejos para ayudar a los niños a dormir sin sobresaltos.

2mins de lectura Jun 17, 2016

Al principio, es casi imposible dormir lejos de los recién nacidos: a la necesidad de estar cerca para atender sus necesidades se suma el inevitable temor a que algo les pase, sobre todo en el caso de los padres primerizos o con malas experiencias previas, es normal que quieran chequear cada cinco minutos que su hijo esté respirando normalmente, que todo esté en orden y que nada le moleste.

El tener al recién nacido en la misma habitación genera un estrecho vínculo con los papás. Además, las actividades cotidianas de los padres, como leer, ver televisión o simplemente conversar, permiten que el niño se vaya acostumbrando a los ruidos a su alrededor y duerma a pesar de no estar en un entorno de completo silencio u oscuridad.

Durante los primeros meses de vida, el bebé pasa la mayor parte del día durmiendo y solo despertará cuando quiera alimentarse. A medida que vayan pasando los meses, estará más tiempo despierto durante el día y despertará menos veces durante la noche, hasta llegar a dormir 11 o 12 horas a los 6 meses de vida.

 

Algunos consejos para ayudar a su bebé a dormir toda la noche:

  • Hazlo todo en un horario claro y definido. Muchos padres bañan a sus bebés antes de que reciba su último alimento del día y luego lo preparan para dormir, idealmente a la misma hora cada día. Éste será un momento que les permitirá distinguir el sueño de la noche del resto de los momentos de descanso durante el día.
  • Establecer la diferencia entre el día y la noche. Es importante que el niño vaya asociando que de día hay luz y en la noche no; es por ello que no es recomendable que duerma en completa oscuridad durante el día o con luces durante la noche.
  • Asegurarse de que su pañal esté limpio, que la temperatura sea adecuada, que la última toma de alimento haya sido suficiente para que no le dé hambre luego, etc.
  • Se recomienda que el niño duerma en la misma pieza con los padres al menos hasta los 3 meses de vida, cuando ya comienzan a dormir de 5 a 6 horas continuas.