MyFeed Personalized Content
12 - 24 meses
Artículo
Add this post to favorites

¿Quién dijo que la fruta no era postre?

En la vida actual son pocos los niños que tienen una alimentación saludable  y que disfrutan comiendo frutas y verduras, pero éste es un hábito y, como tal, depende de la educación que la hayan dado sus padres al respecto.

2mins de lectura Jun 16, 2016

No es difícil encantar a los niños con el consumo de frutas y verduras, pero es importante ser constante y empezar temprano, idealmente desde los primeros meses en que el bebé empieza a probar alimentos ¿Los beneficios de insistir? Muchos, desde la prevención de la obesidad hasta el importante aporte de nutrientes y vitaminas presentes en las frutas, sin olvidar que además constituyen una alternativa fácil y entretenida para el postre. Además permiten que el bebé vaya familiarizándose con distintos sabores desde que es pequeño: manzanas, plátanos, duraznos, peras, y la lista sigue.

¿Cómo empezar?

Empezar dando fruta cocida molida, o colados. Es importante que no se le adicione azúcar a la fruta, pues la fruta contiene naturalmente un sabor dulce que le agradará a tu bebé. Además, es importante retrasar lo más posible la incorporación del azúcar, para no acostumbrar a tu bebé al sabor dulce.

De a poco ir probando sabores más complejos. Se sugiere partir con manzana y pera, para luego ir incorporando otros sabores.

La fruta primero se servirá molida, luego picada o rallada, y a partir del año el niño deberá ir incorporándose paulatinamente a la alimentación del hogar.

Incorporar el consumo de 5 de frutas y verduras al día, preferiblemente de diferentes colores, propuesto por la Organización Mundial de la Salud es una forma de asegurar un aporte variado de vitaminas y minerales.

Desde el año en adelante, trata de presentar la fruta de manera atractiva, preparando postres entretenidos con los niños o simplemente explicándoles los beneficios de comer frutas.