MyFeed Personalized Content
0 - 6 meses
Artículo
Add this post to favorites

¿Dudu, chupón o dedo pulgar?

Pulgares y chupones para satisfacer el impulso de chupar.

2mins de lectura Jun 17, 2016

Tu bebé se chupará el pulgar siempre que sienta la necesidad de hacerlo. Esta costumbre aparece muy pronto; a menudo, para sustituir el pecho de su mamá entre las comidas. La ventaja del pulgar es que nunca lo va a perder, ni se le va a caer de la boca a las 3 de la mañana, para crear una crisis que a los papás les llevará un montón de tiempo y muchos mimos para calmarlo. Cuando tu bebé comience a agarrarse a todo lo que pueda y a gatear, necesitará ambas manos y dejará de chuparse el pulgar por sí solo. 

Los chupones son prácticos porque tranquilizan y consuelan a tu bebé rápidamente. Además, están más limpios,  ya que se pueden esterilizar.

 

Dudus: una ventana abierta al mundo

Los especialistas denominan al dudu como un “objeto de transición”. Alrededor del octavo mes, incluso a veces un poco antes, comenzará a desarrollarse su sentido de la independencia y entenderá que los papás no siempre están ahí. Puede ser el momento en el que los bebés se adueñan de un dudu, un medio de defensa contra la ansiedad y de ayuda a la transición entre la dependencia con los padres y la independencia.

Los peluches o franelas que huelen a su mamá son objetos familiares que a los bebés les gusta llevar consigo; y es incluso mejor si tienen su propio olor. El objeto elegido ayudará a consolar a tu bebé en situaciones emocionales: ausencia de los padres, entrada a la guardería, visita al pediatra o cuando está enfermo. 

Desafortunadamente, los niños no siempre eligen el peluche más limpio y bonito de su colección, y es frecuente que prefieran un dudu viejo. Lo retorcerán, arrastrarán y morderán, pero no importa: cuando tienen el dudu entre sus brazos, se sienten más seguros y tranquilos.