MyFeed Personalized Content
0 - 6 meses
Artículo
Add this post to favorites

Experta en cambiar pañales

Para todo existe una primera vez. Y cambiar al bebé no es la excepción. Por eso, si eres primeriza o te preparas para ser madre, atenta a estos consejos para que cuando tu bebé nazca seas toda una experta en cambiar sus pañales.

2mins de lectura Jun 16, 2016

Lo primero que debes hacer es reunir los implementos necesarios antes de sacar el pañal sucio. Es necesario que tengas a mano más de un pañal, ya que probablemente echarás a perder más de alguno las primeras veces, crema para la pañalitis, pañitos húmedos o agua tibia y algodón, una toalla seca, ropa limpia si debes cambiarlo y un juguete para que se entretenga mientras realizas esta tarea (para los niños más grandes).

Una vez los implementos reunidos, idealmente todos juntos en una caja o canastita para evitar que el bebé se los lleve a la boca, comienza el proceso de muda paso a paso:

  • Coloca al bebé sobre la cama o el cambiador boca arriba, tome el pañal nuevo y quítele las cintas adhesivas sin quitar el pañal sucio todavía, porque en caso que hubiese deposiciones, utiliza el mismo pañal para limpiarlas, complementando este proceso con toallitas húmedas y evitando el contacto con la ropa sucia, deposiciones u orina.
  • Levanta las piernas de tu bebé y dobla el pañal sucio con el lado limpio hacia fuera, con el fin de usarlo como una superficie protectora hasta colocar el otro pañal.
  • Con las toallitas húmedas y el algodón con agua tibia limpia los pliegues de las piernas, la barriguita y el ombligo de tu bebé y luego levanta sus piernas nuevamente para continuar limpiando sus genitales. En el caso de las niñas este proceso debe realizarse de adelante hacia atrás.
  • Una vez aseado, sécalo con la toalla y retira completamente el pañal sucio y coloca el nuevo.

Para finalizar, colócale la cremita contra la pañalitis en las zonas que presente enrojecimiento.

Asegúrate que el pañal ha quedado puesto correctamente.

Limpia y desinfecta el lugar donde se realizó el proceso, lávale las manos al bebé y también las tuyas, con el fin de evitar cualquier tipo de infección.